Algas, bioestimulantes naturales para fertilización

por | 25 enero, 2018

Algas, bioestimulantes naturales para fertilización

 

La fertilización con algas marinas puede parecer una tendencia muy actual, pero lo cierto es que desde la antigüedad los pueblos que habitaban cerca de la costa las utilizaban de forma habitual para enriquecer sus suelos agrícolas y mejorar el rendimiento de sus cultivos.

La gran biodiversidad en especies que ofrecen las algas y las propiedades químicas de cada especie, son cada vez más investigadas para diferentes aplicaciones, ya que ofrecen recursos para casi todas las necesidades de los cultivos a la vez de contener una gran fuente de riqueza proteica.

En la actualidad nadie duda de las cualidades beneficiosas que las algas aportan a los cultivos, ya que sintetizan las moléculas bioactivas que producen más crecimiento y productividad en las plantas, otorgándoles mayor resistencia al estrés abiótico y aumenta la eficacia del uso de los nutrientes para los cultivos.

 

Fertilizantes a base de extractos de algas

Como resultado de la investigación llevada a cabo por los fabricantes de fertilizantes, hoy en día podemos encontrar en el mercado muchos productos basados en los extractos de algas, que se comercializan como productos  bioestimulantes de última generación.

Las algas marinas aportan una amplia gama de sustancias bioactivas como minerales, vitaminas, materia orgánica, humectantes, reguladores del crecimiento y sustancias como el ácido algínico, el agar y el manitol que favorecen la retención de la humedad y los nutrientes en el suelo.

Aplicación al suelo

Estos compuestos a base de extractos de algas son utilizados como acondicionadores de suelo ya que su elevado contenido en fibra, micro y macronutrientes, vitaminas, aminoácidos, y fitohormonas producen mejoras físicas, químicas y biológicas en el suelo. Esto se traduce en un  incremento de la producción en las plantas a partir de su crecimiento y vigor.

Su composición es totalmente soluble, favorece la germinación de las semillas e incrementan el desarrollo y rendimiento de cultivos. Además los extractos de algas contienen elementos como el manitol y el ácido algínico, que contribuyen a mejorar la absorción y translocación de nutrientes.

La gran aportación de enzimas que trasladan los extractos de algas disminuyen los carbonatos y ajustan el pH del suelo, consiguiendo un excelente equilibrio para los cultivos.

También hay que destacar su efecto sobre la actividad biológica (respiración y movilización del nitrógeno) ya que promueven la diversidad y acción microbiana en el suelo, creando así una medio adecuado para el desarrollo de la raíz, estimulando su crecimiento y el desarrollo de raíces laterales, aportándoles una eficaz resistencia al estrés abiótico producido por heladas, sequías o salinidad.

 

Aplicación foliar

Estos productos a base de algas también pueden aplicarse foliarmente, con el fin de que sus enzimas refuercen las defensas naturales de las plantas y mejoren  sus funciones fisiológicas, sobre todo las relacionadas con la nutrición.

En tratamientos foliares con estos extractos también se aprecia un aumento tanto en la capacidad fotosintética como en el contenido de clorofila en las hojas.

Algas contra plagas y enfermedades

La aplicación de extractos de algas en las plantas y cultivos, también  muestran un impacto en plagas de ácaros, pulgones, mosca blanca, áfidos o nematodos. Esto es debido a los compuestos bioquímicos que contienen las algas que pueden ser utilizados como eficaces agentes biocidas.

En estudios recientes se ha demostrado el potencial de los extractos de algas para el control de diversos tipos de hongos. Ya que las plantas tratadas han aumentado sus resistencias sistémicas a enfermedades causadas por Fusarium, Botrytis y Alternaria.

Su aplicación foliar reduce en las plantas las infecciones por Mildiu y Xanthomonas campestris. En las plantas tratadas también se observa un gran aumento de enzimas preoxidasas y compuestos antimicrobianos como las fitoalexinas que disminuyen y limitan la dispersión de los patógenos.

 

Eficiencia del uso del agua y luz

El rendimiento de los cultivos por unidad de agua es un importante índice para el agricultor, sobre todo en cultivos de secano. Por otro lado la asimilación de dióxido de carbono (CO2) por las plantas está relacionada con el uso de la luz por las mismas. Estos dos factores tan importantes influyen enormemente con la productividad de los cultivos.

Al aplicar fertilizantes a base de algas, conseguimos una mejora muy significativa en el incremento de clorofila en las hojas. Este aumento produce una mayor asimilación de dióxido de carbono, a la vez que evita la evapotranspiración por las hojas repercutiendo en un eficaz uso del agua por los cultivos.

Beneficios de la fertilización con algas

Como hemos visto los productos desarrollados a partir de extractos de algas nos ofrecen un sinfín de beneficios para nuestros cultivos, que podrían ser resumidos en los siguientes puntos:

  • No producen residuos al tratarse de productos totalmente naturales.
  • Al favorecer la actividad microbiana mejora la absorción de nutrientes por las raíces.
  • Mejoran el crecimiento y rendimiento de los cultivos.
  • Otorgan a las plantas una eficaz resistencia al estrés abiótico.
  • Liberan más lentamente el nitrógeno que los fertilizantes tradicionales.
  • Ofrecen un equilibrio perfecto en la estimulación de la planta.
  • Minimizan el uso de fungicidas o insecticidas.
  • Contienen sustancias con alto poder antioxidante.
  • No generan semillas de malezas.
  • La relación calidad-precio mejora sustancialmente al conseguir un aumento considerable en la producción.

 

Fertilizantes a base de extractos de algas

 

Como hemos visto el uso de fertilizantes compuestos por algas nos ofrecen una serie de ventajas que influyen tanto en el crecimiento como en el óptimo desarrollo de las plantas, lo que al final se traduce en mejores cosechas.

Sin duda estos compuestos irán ganando fuerza en su uso por parte de los agricultores, que podrán favorecer una agricultura más sostenible al disminuir considerablemente el uso de productos químicos.

No cabe duda, los fertilizantes a base de algas son una solución muy eficaz con un gran futuro por delante.

Gracias por compartir